quinta-feira, 6 de junho de 2013

Las FARC ya tienen representante legal en Brasil



En los días 24 a 26 de mayo, el Concejo de Porto Alegre-RS ha servido de escenario para una manifestación más en pro de las FARC en el “Foro por la paz en Colombia”, promocionado por “Marcha Patriótica-Capítulo Brasil”, una ONG de las FARC dedicada a la labor de masas. Mientras tanto, en el mismo período, el presidente Juan Manuel Santos se reunía en Cali con los presidentes de México, Perú y Chile, en el encuentro de la Alianza del Pacifico, uno más de esos organismos que sólo sirven para que sus miembros hagan turismo a costa del contribuyente, y para establecer proyectos que jamás serán cumplidos y, aún menos, reclamados por nadie.

En Cali hubo parranda y presentaciones culturales, en los que el irresponsable presidente se reía, bailaba y conmemoraba, mientras en ese mismo día – y en días anteriores – las FARC, que están en “negociaciones de paz” con el gobierno en La Habana asesinaban a 10 soldados y el ELN, que desea participar del sainete, asesinaba 13 policías.

Hace rato estoy al tanto de que miembros de las FARC viven en Brasil, incluso con estatus de “exiliados”, verbigracia Francisco Cadena Collazos, alias “Oliverio Medina”; sin embargo, con ese foro en Porto Alegre conocí que hay uno exiliado más y, por supuesto, se trata de un miembro de las FARC, aunque él oculte eso. Buscando, hallé que Mauricio Avilez, de 30 años, refugiado hace seis años y viviendo en Brasil hace cuatro, dice que fue “encarcelado y torturado en su país”.

El guerrillero Avilez, de la comujnidad de Paz del cura Giraldo, intentó asesinar al presidente Álvaro Uribe Vélez. Aquí junto a una “madre de mayo” (Foto del Foro de Sao Paulo)

Ocurre que ese sujeto fue detenido el 10 de junio de 2004 en Barranquilla – y liberado en octubre del mismo año – , con 9 elementos más de las FARC por el intento de asesinar el entonces candidato presidencial Álvaro Uribe Vélez. Avilez pertenecía a la comunista “Comisión Eclesial de Paz” (adicta a la teología de la liberación) y fue defendido por la banca de abogados (¿o sería tinterillos?) “José Alvear Restrepo”, los mismos que han denunciado al Coronel Alfonzo Plazas Vega y miles de otros militares. El Colectivo Alvear Restrepo son abogados expertos en incriminar inocentes con testimonios y testigos falsos.

Si Avilez no perteneciera a las FARC no sería hoy el vocero del capítulo brasileño de la “Marcha Patriótica” y de la “Agenda Colombia-Brasil”, toda vez que esa ONG, que hoy pertenece oficialmente al Foro de Sao Paulo (FSP), ha sido creada y es mantenida por las FARC, hecho conocido por las autoridades militares colombianas.

En comienzos del mes de abril el Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo se ha reunido en Bogotá en reunión extraordinaria, para establecer metas para el Encuentro anual y actividades paralelas visando a, sobre todo, apoyar la farsa mantenida entre el Gobierno Santos y las FARC en La Habana. El día 9 de abril hubo una marcha en apoyo a esas conversaciones cuyo ente organizador fue “Marcha Patriótica”. Ya hubo foros similares en Argentina y Uruguay y ahora sucedió en Brasil.

El próximo Encuentro, que será en los días 31 de julio a 4 de agosto en San Pablo- BR, los brasileños verán entre sus participantes miembros de las FARC que ahora, ante esas “negociaciones de paz”, ya no tienen motivos para negar que son fundadores de la organización criminal creada por Lula da Silva y Fidel Castro, y que nunca han dejado de pertenecer como miembros efectivos con derecho a voz y voto. También no le será posible al gobierno brasileño que vuelva a negar que complota en contra de las libertades democráticas en el continente, sobre todo en Colombia y Venezuela, y que apoya a terroristas mientras los recibe en el país como personas de bien, como el terrorista de las FARC Mauricio Avilez que preside foros en territorio nacional con el contubernio de los concejales “gaúchos” [Así son llamados los que nacen en Rio Grande do Sul, Brasil].

La tarde del día 25 habían programado una video-conferencia entre los participantes del suceso y los “negociadores de paz en La Habana”. Sin embargo, los “negociadores” escuchados fueron solo los de las FARC, poniendo al descubierto que no hay interese real en la paz en Colombia, sino respaldar y fortalecer política e internacionalmente la banda narcoterrorista.

En los vídeos abajo se puede escuchar las mismas mentiras viejas y carcomidas que esa guerra insana es por culpa de la “oligarquía”, por “problemas sociales” y que ellos son las grandes e injuriadas víctimas. Lo que los representantes de la mesa de negociaciones por parte del Gobierno piensan o tenían a decir, bueno, no importa, nadie sabe o les ha dado el derecho a la palabra.

Saludo del camarada Rodrigo Granda de las FARC


 

Saludo del camarada Nicolás Rodríguez Bautista del ELN

 

Aquí se puede leer el documento final de ese encuentro, donde las palabras más usadas fueron “amor” y “paz”, “igualdad” y “justicia social”, palabras completamente vaciadas de sentido cuando se las pronuncia al mismo tiempo que bombas y minas quiebrapatas explotan a personas inocentes, y soldados son asesinados con tamaña salvajería que acaban casi irreconocibles. También es importante destacar que ese foro fue ‘adornado’ con la presencia de una diputada de Euskal Erría, es decir, el partido político de ETA vasco, y que esa paz alucinógena tuvo, como no podía faltar, defensores de los palestinos.

El discurso versó sobre los mismos temas repetidos hasta el cansancio por Santos, de tildar de “enemigos de la paz” los que se oponen a ese circo macabro disfrazado en “mesa de negociaciones”, de los delirios en afirmar que el “imperialismo estadounidense” es quien está al mando de las reacciones militares porque desea “robar” los recursos naturales del continente, y para eso piden el fin del “militarismo”, uno de los puntos clave defendidos por las FARC desde su Plan Estratégico que se mantiene intacto en esas “conversaciones”, para al final firmar dicho “acuerdo de paz”. Y las acciones siguen el año entero en un foro permanente, a modo de presión a sus caprichos en transformar el continente Suramericano en una republiqueta comunista, comandada desde La Habana por los decrépitos dictadores Castro.

El mundo entero se quedó aterrado e impactado con el brutal asesinato de un soldado inglés por un psicópata musulmán en días pasados. Me uno a la repulsa mundial y lamento la muerte de ese joven soldado. Sin embargo, en la misma semana 23 jóvenes soldados colombianos, unos casi niños todavía, fueron igualmente asesinados por las FARC y ELN con exceso de crueldad, y no se ha escuchado una mísera palabra – al menos informando el hecho – de la prensa brasileña. ¿Cómo darle la noticia a esas familias? ¿Cómo decirles que sus hijos, hermanos, padres tenían sus cabezas perforadas por un proyectil que les sacó la mitad del cráneo? ¿Cómo perdonar a monstruos que practican esas barbaridades a nombre de una paz utópica y mentirosa y después verlos sentados en el Parlamento legislando, creando leyes para que las cumplan sus víctimas?

La media brasileña no ha dicho ni pio acerca de ese desafortunado foro en Porto Alegre que, mientras los guerrilleros asesinaban a soldados y policías que cumplían con su deber de defender la patria, una jauría de comunista insanos, despiadados, aplaudía y estimulaba a las FARC a seguir ensangrentando al país con sus acciones terroristas, mientras ellos cínicamente hablaban de “paz” en un vídeo grabado a sabiendas que mentían con descaro pues lo que desean es la toma absoluta del poder.

Cuando una prensa llega a ese punto de silenciar insensible y connivente, ya no es más digna de merecer el respeto como “fuente de información”, sino el escarnio y repudio como conviene a los cómplices de tamaña desgracia.

Comentario: G. Salgueiro

segunda-feira, 5 de novembro de 2012

El Proceso de Paz de Juan Manuel Santos nació muerto

El Proceso de Paz de @JuanManSantos nació Muerto



Angela Zuluaga



No podía ser de otra forma. Nada de lo que se hace clandestinamente y que obligue a mentir tiene porqué prosperar. No es el primer intento que se hace de negociar la Paz con los Terroristas de las FARC, pero quizá es el que se ha hecho en las peores condiciones: permitiéndoles que se fortalezcan en el campo de batalla, que regresen a los campos y a las ciudades, poniendo de su lado la Rama Judicial que más bien parece una “lavandería” de los crímenes de la banda terrorista. Recordemos que hoy, hace 5 meses y 20 días se produjo el atentado con bomba LAPA que causó dos muertos y muchos heridos y aún la Fiscalía General de la Nación no reconoce que dicho atentado fue perpetrado por las FARC. 

¿Cómo no ha de morir y de mala forma, un proceso de paz en el que Gobierno y banda terrorista se reunieron durante varios meses en secreto en la Isla del dictador Fidel Castro, hablaron de asuntos de País, pactaron agenda de Estado, permitieron que los asesinos de los Soldados, Policías, niños y campesinos nuestros hablaran de cómo “reestucturar” al Glorioso Ejército de Colombia? ¿Cómo no morir éste proceso de Paz si el hecho de que el Periodista Francisco Santos “chiviara” al Presidente y lo obligara a salir a contar lo que en tantas ocasiones había negado, le costó abandonar el cargo de Director de Noticias de RCN Radio

No se puede negociar una paz entre dos partes que no quieren la Paz. La banda terrorista de las FARC apuntan a obtener poder e impunidad. De allí que no dejarán sus armas criminales para “garantizar el cumplimiento de lo pactado”. El Gobierno Santos, tampoco quiere la Paz. Mezquinamente quiere obtener reconocimiento de ser el “Presidente de la Paz”, de ser quien hace éste esfuerzo en el peor momento de inseguridad y violencia; total, en sus propias palabras, “no pierde nada”

Si Juan Manuel Santos. Si pierde y ya perdió. Perdió credibilidad por haber mentido tanto tiempo, por haber insistido en que la llave de la Paz se quedaría guardada hasta que llegaran las condiciones, condiciones que nunca supimos cuales eran para Usted pero es obvio que no son las mismas nuestras. De hecho el País pierde cada día Soldados, Policías y Civiles, pierden sus piernas en las minas que siembran los terroristas en los campos que quieren negociar, perdemos dignidad al vendernos ante la comunidad internacional como el pueblo que quiere la paz a cualquier costo. Nadie quiere un guerra, pero hay otras formas de terminarla. No es la forma haciendo pasar al enemigo como Héroe y a los Héroes como enemigos. No es desconociendo las miles de víctimas, no es mintiendo y queriendo hacer creer en las mentiras del enemigo de la democracia. Pierden las Madres de las víctimas a quien la cómplice dictadura de La Habana impedirá que se presenten ante la infame mesa de negociación para preguntar por sus seres queridos. Pierde moral la tropa al saber que a quienes han combatido cumpliendo el deber constitucional, les serán perdonados todos sus crímenes. Eso, lo debe preguntar en el Area de Operaciones, no en Tolemaida. 

No se fortalece una democracia negociandola con quienes llevan 50 años atentando contra ella. No es digno irrespetar a sus electores, a la plataforma que lo llevó al poder por su programa de fortalecer la Seguridad Democrática, porque ésto si puede escribirlo sobre una piedra: Si en su campaña hubiera mostrado algún asomo de querer entregarnos a las FARC, hoy no ostentaría el cargo que ocupa. La Patria se defiende de pié Presidente Santos y le reitero que eso haremos hasta el 7 de Agosto de 2014. Colombia no se arrodillará a los TERRORISTAS de la FARC. 

“La democracia es la necesidad de inclinarse de cuando en cuando ante la opinión de los demás”
Winston Churchill

segunda-feira, 7 de maio de 2012

Señores Magistrados: impartan justicia, ¡no venganza!


Señores Magistrados: impartan justicia, ¡no venganza!


No soy colombiana, tampoco militar, para que puedan comprender mi inquietud sobre ese caso sin existir relación alguna entre ese análisis y alguno de los personajes involucrados en el proceso del Holocausto del Palacio de Justicia. Los hechos y sus consecuencias son por demás conocidos pero vale la pena resumirlos:
El 6 de noviembre de 1985 los terroristas del M-19 asaltaron el Palacio de Justicia en Bogotá, fuertemente armados. Allá hicieron rehenes a los magistrados y gente del común que se encontraba en el lugar y en la cafetería, con el fin de destruir los expedientes que iban a juzgar el proceso de extradición de los narcotraficantes, teniendo a la cabeza a Pablo Escobar que financió la operación. Los militares fueron llamados por el presidente Belisario Betancur quien les impartió la misión de liberar los rehenes, recuperar la edificación, controlar la situación y detener las acciones terroristas.
El mismo día 6, cuando los terroristas ya habían asesinado a mansalva al administrador del Palacio el señor Tadeo Lozano y a dos vigilantes privados mal armados, los militares incursionaron en el edificio con los tanques Cascabel de fabricación brasileña, rescataron a por lo menos doscientas sesenta personas, controlaron el incendio ocasionado por los terroristas y pusieron fin al asalto a eso de las cuatro de la tarde del 7 de noviembre luego de 28 horas de combate. Al coronel Luis Alfonso Plazas Vega le correspondió comandar los vehículos blindados, enfrentar a los terroristas, rescatar a las víctimas y llevarlas con vida a la casa Museo del Florero (famosa por que allí se dio el comienzo de la independencia de la Nueva Granada, 200 años atrás). Plazas no tuvo responsabilidad con el manejo de los ex rehenes tras salir del palacio. 
En 1986, la Corte Suprema de Justicia creó un Tribunal Especial de Instrucción (TEI) para adelantar una exhaustiva investigación sobre los hechos, conformado por dos magistrados principales, diez jueces especiales e más de treinta jueces auxiliares. De esa investigación el TEI dictaminó que el Ejército colombiano actuó correctamente bajo el mandato de la Constitución en defensa del Estado de Derecho y declaró culpable por la tragedia al grupo terrorista M-19. 
Sin embargo, más de 20 años después de lo ocurrido, los autores del holocausto, el M-19, ya indultados de todos sus crímenes, en cabeza de René Guarín y a través del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR) deciden acusar al Coronel Luis Alfonso Plazas Vega como responsable de la “desaparición forzada” de 11 personas, entre ellas su hermana Cristina Guarín, que se hallaban en el palacio, figura jurídica que no existía al tiempo de los hechos en Colombia y que, por ende, demuestra su primer error en la acusación.
De los tres testigos aportados en la acusación, dos fueron desechados por su evidente falsedad, pero el tercero se transformó en el testigo estrella: el cabo del Ejército Edgar Villamizar Espinel. En la supuesta declaración en el expediente, el cabo decía haber estado en el conflicto, hablaba barbaridades del coronel Plazas Vega y lo acusaba de haber mandado asesinar esos “desaparecidos”. Pero lo más grave fue el hecho de que las presuntas declaraciones hechas a la Fiscalía en agosto de 2007, habrían sido tomadas en la Escuela de Caballería donde cuenta haber ingresado sin identificación, tampoco hay registros en actas en dicha unidad militar de esa visita. Pero además de eso estaba comprobado que en aquél entonces dicho militar se encontraba en la base militar de Uribe-Meta donde servía en un Departamento muy lejos de Bogotá, que el apellido Villarreal con el que se identificó el declarante no le corresponde, ni tampoco la firma allí estampada, la Fiscalía aceptó ese testimonio falso como verdad fehaciente para condenar el Coronel Plazas Vega.
Con base en toda esa falsedad, el coronel Plazas fue condenado a 30 años de cárcel el 9 de junio de 2010 por unos crímenes que solo podría haber cometido se tuviera el don divino de la ubicuidad, pues los rehenes rescatados fueron llevados a la Casa del Florero, mientras en coronel lo único que hacía era sacarlos del Palacio de Justicia y jamás estuvo en el lugar para adonde fueran llevadas esas personas.
En mayo de 2011 finalmente el cabo Villamizar, que hasta el momento jamás había sido buscado por la Fiscalía o declarado en ningún lugar y de él solo se conocía esa declaración falsa de toda falsedad, aparece y dice que fue suplantado, que aquella firma no es suya, confirma que nunca estuvo a órdenes del coronel Plazas Vega, que no lo conoce, que nunca lo ha visto personalmente y que en aquél 6 y 7 de noviembre de 1985 había seguido los sucesos por la televisión. El Procurador General de República, Dr. Alejandro Ordóñez Maldonado, personalmente le tomó la declaración y esta fue enviada al Tribunal Superior de Bogotá, donde la sala mayoritaria que condenó al Coronel Plazas Vega en segunda instancia descartó esta declaración del verdadero Villamizar por “extemporánea”.
A la vez, el Director del Departamento de Antropología de la Universidad Nacional de Bogotá, el doctor José Vicente Rodríguez Cuenca, afirma que en el año 2000 la Fiscalía General había exhumado 91 cadáveres  ligados al expediente del Palacio de Justicia, y le había entregado 64 de esos restos para que tratara de identificar a los terroristas muertos en el Palacio de Justicia, pero la Fiscalía tuvo el cuidado de separar 27 cadáveres dentro de los que se encuentran los que corresponden a los supuestos “desaparecidos” y que se encuentran en su poder hasta la fecha. Pero de la tarea de investigar eso y de realizar las pruebas de ADN que podrían identificar a quiénes pertenecen dichas osamentas, nadie se preocupó. Es decir, la Fiscalía sabe donde están los cadáveres de los “desaparecidos”, sabe que están muertos y sigue con ese sainete macabro.
Finalmente, en 30 de enero de 2012 el Tribunal Superior de Bogotá dicta el fallo que ratifica la condena del Coronel Alfonso Plazas Vega a treinta años de cárcel. De los tres magistrados que tenían la obligación de analizar el caso, el magistrado ponente, Hermens Darío Lara Acuña, quien se tomó 16 meses estudiando detalladamente el proceso y proyectó su absolución, alegando, entre otras cosas que: “En la sentencia de primera instancia se confunden ‘hipótesis a comprobar y hechos comprobados’”, y que eso “se convirtió en otro de los instrumentos por medio de los cuales se afirmaron premisas sin aporte probatorio, los que, a su vez, sirvieron de sustento a varias decisiones en este proceso”. Y más adelante: “En esta actuación judicial hay muchos, se diría mejor, demasiados supuestos, verdades a medias que son verdaderas mentiras y mentiras verdaderas que son verdades procesales”.
Y sigue el magistrado Lara Acuña afirmando que “hubo en el proceso un elevado cúmulo de errores e imprecisiones, a veces directamente inducidos por los testigos, quienes sin crítica probatoria logran su cometido, y a veces por decisión directa del fallo”. Critica Lara Acuña como fueron valoradas las pruebas en el proceso afirmando que en éste hubo “invención de situaciones, de hechos y de actores, cambios dramáticos e radicales de versiones de los testigos” y reitera que “no se encontró prueba alguna de la desaparición forzada de diez personas” y por eso pide la absolución del Coronel Plazas Vega.
Hace un par de semanas el CTI hizo una comparación entre las firmas del supuesto cabo Villamizar y declaró que eran autenticas e idénticas, pero eso es otra desvergonzada trampa, toda vez que las firmas comparadas son de dos documentos firmados por la misma persona que suplantó al verdadero cabo Villamizar y, además de eso, quienes avalaron pertenecen a la misma organización de quienes firmaron como “testigos” de la dicha falsa declaración y por esa causa están sometidos a investigación penal. Es decir, están actuando como Juez y Parte en la diligencia grafológica. 
Ahora bien, hay que analizar los actores interesados en la condena del Coronel Plazas. El autor de la denuncia, René Guarín, perteneció al M-19 y ha sido condenado por el secuestro de un empresario, por ende, es miembro de la parte involucrada en el asalto al Palacio de Justicia. El CAJAR (Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo) que vive de abrir expedientes en contra de los militares, fue denunciado hace poco por fabricar falsos testigos con fines de millonarios pagos, como se quedó comprobado en los casos de Mapiripán, Santo Domingo y otros más, incluso la CIDH está al tanto y les pidió explicaciones por sentirse molesta en haber avalado la trampa en el caso Mapiripán.
Por parte de la Justicia todo parece ser más fangoso aún, considerando que la ex fiscal Viviane Morales fue jubilada por invalidez total y si está inválida no debería siquiera asumir un cargo público. Además de eso, es casada con un “ex” terrorista del M-19, Carlos Alonso Lucio, y que en cualquier país del mundo la tornaba impedida in limine por ser parte involucrada en el proceso. Y lo más exquisito en eso es que el mismo Carlos Alonso reconoce la inocencia del Coronel Plazas y ¡pide perdón para él! (el Coronel Plazas le aclaró en Carta Abierta que no aceptaba perdón por un delito que no había cometido, sino que exigía justicia y absolución). 
De los tres magistrados que ratificaron el fallo en primera instancia, el Dr Alberto Poveda también ha debido declararse impedido, toda vez que en el año 2002 figuró en la lista a Cámara de Representantes del Polo Democrático que es una coalición del M-19 y el Partido Comunista Colombiano, por ende, parte interesada en la condena. De esa manera, el fallo de segunda instancia no puede se considerar válido, toda vez que un magistrado votó en contra y de los dos a favor uno estaba impedido. Los dos magistrados que condenaron al Coronel ni siquiera tuvieron tiempo para estudiar el proceso. Además una condena a 30 años no puede decidirse por mayoría sino por unanimidad, pues de lo contrario se viola el principio universal del In dubio pro reo. En este caso, con el agravante que quien pide la absolución es el único de los tres que se leyó el expediente de mas de 65.000 folios. 
Mirando tamaña barbaridad que acompaño hace años, me vino a la memoria una obra de ficción muy conocida del renombrado escritor checo Franz Kafka, “El Proceso”, que cuenta la historia de Joseph K., personaje que cierto día despierta y sin ningún motivo es arrestado y sujeto a un largo e incomprensible proceso por un crimen no revelado. La obra presenta una narrativa desorientada, cargada de sorpresas surreales, generadas en un clima de sueños y pesadillas, mezclados a hechos reales, componiendo una trama en donde la irrealidad  raya la locura. Y así me parece es lo que viven hoy el Coronel Plazas Vega y el General Arias Cabrales...
Y mientras las Cortes de Justicia siguen con sus “Procesos” en contra de los militares, revocan órdenes de captura contra terroristas de las FARC y liberan a otros tantos por “vencimiento de términos”, artificio amañado para liberarlos y seguir fabricando “falsos positivos” para condenar eses héroes de la patria. En esos casos de los terroristas liberados se observan “serias irregularidades”. Mientras tanto el incumplimiento del derecho al debido proceso, y todo tipo de irregularidades se han cometido en el caso del Palacio de Justicia, por el deseo patológico de condenar a ultranza al Coronel Plazas Vega y al General Arias Cabrales como criminales de la peor calaña, demostrando que estamos frente a un Tribunal Revolucionario al estilo estalinista, donde los acusados iban a los estrados ya con su sentencia lista, ya fueran inocentes o no, pues así lo decidía el partido comunista.
La desgarradora entrevista que el cabo Edgar Villamizar ofreció hoy al Dr. Fernando Londoño Hoyos en su programa radial “La Hora de la Verdad”, presentada abajo, debería servir como pieza procesal en ese caso, pues la justicia colombiana no puede seguir haciendo oídos sordos a la verdad, la única verdad en ese proceso kafkiano, en ese caso aberrante, asqueroso y que huye a la más elemental lógica del Derecho en cualquier país democrático del mundo. 
Señores Magistrados: no mancillen el nombre de honrados militares. No asesinen la Justicia Colombiana ante el mundo pero, sobre todo: impartan justicia, ¡no venganza!






G. Salgueiro

domingo, 4 de dezembro de 2011

Importante documento en favor del Coronel Plazas es entregado a las Cortes Colombianas!

Llamo la atención de los amigos para este importante documento abajo. Es la carta que la ONG "The Inter-American Institute", de propiedad del filosofo brasileño Olavo de Carvalho, con sede en Estados Unidos, le envió al Tribunal Superior de Bogotá, y a las Altas Cortes de la Justicia Colombiana. 

Ella compila una buena parte de los atropellos de los que ha sido víctima el señor Coronel Luis Alfonso Plazas Vega en este horrendo proceso judicial. Aquí no están cosas tan graves como la negativa a permitirle despedir a su padre en su agonía, ni el traslado violento a la cárcel de La Picota burlando todas las normas nacionales e internacionales sobre el respeto a la persona humana, ni el archivo de todas las denuncias que a lo largo de estos cuatro años presento el señor Coronel Plazas contra los diferentes funcionarios judiciales que han violado la Ley, ni muchas mas que han convertido a la Constitución y a la Ley colombiana en Rey de Burlas por parte de quienes precisamente deben velar por su cumplimiento y respeto.  

Es importante leerlo, comentarlo y por eso les pido muy respetuosamente: den amplia difusión para que el mundo conozca una de las más grandes impunidades y aberraciones ya cometidas por un ente judicial que se haya conocido en el mundo.

Que Dios los bendiga a todos y hasta la próxima!

Comentarios: G. Salgueiro


RequestCelPlazas

domingo, 3 de julho de 2011

"DE LA TRICONTINENTAL AL ALBA"



El Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo
El Centro de Estudios Políticos y Sociales de las Américas
y
La Organizacion de Venezolanos Perseguidos Politicos en el Exilio
 
Invitan a la Conferencia:
"DE LA TRICONTINENTAL AL ALBA"
 
Durante la conferencia se expondrá como se inicio el proceso de la subversión armada
auspiciado por la dictadura cubana, sus fracasos, y en que medida el denominado socialismo del Siglo XXI,
con otros métodos, pretende reiniciar un proceso de desestabilización que lleve al poder el modelo político que promueve.
 
Ponentes:
 
Carmen Jaqueline Gimenez
Jose Antonio Colina
Pedro Corzo
 
Moderador:
 Alexis Ortiz
 
FECHA: Lunes 11 de julio, 2011
            6:30 p.m.  Recepción 
              7:00 p.m. Presentación
 
 LUGAR:  Casa Bacardi/Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos
                  Universidad de Miami, 1531 Brescia Avenida, Coral Gables 
Información. 305-5518749 
 

quarta-feira, 20 de abril de 2011

Respuesta a un “Debes Leer” del Diario El Tiempo

A proposito del artículo Pedir perdón, el desafío de la reconciliación, donde el terrorista del M-19, Diego Arias, intenta librar de las responsabilidades de la toma del Palacio de Justicia a sus camaradas, creyendo que con solamente un pedido verbal de disculpas toda la sangre derramada por ellos si convierte en agua, así, como si nada, no solo Colombia sino toda la gente de bien no puede menos que repudiar tanta falsedad y inmoralidad, sobre todo que salga publicado en un periódico de gran circulación nacional como si a apoyarlos.
En contestación a ese desafuero, tipico de un asesino sin conciencia, vergüenza en la cara, moral, etica o mismo un sentido de remordimiento por los crímenes cometidos en contra de personas inocentes, el Capitán Alberto Rojas Jaimes le pide al diario “El Tiempo” que le ofrezca el mismo derecho a exponer sus puntos de vista y defender la verdad y la justicia en ese caso. Como dicho periodico cobardemente no publicó la respuesta del Capitán, Observatorio brasileño, com MUCHO GUSTO, le sirve de caja de resonancia a ese hecho que clama a los cielos.
BRAVÍSIMO, Capitán Rojas!!! Fuerza y Honor! Justicia al Coronel Plazas Vega, héroe de Colombia! Que Dios nos bendiga a todos y hasta la próxima!

Coronel Alfonso Plazas Vega, héroe de Colombia
Respuesta a un “Debes Leer” del Diario El Tiempo 
Por el Capitán (r) Alberto Rojas Jaimes
19 de abril de 2011 
Por favor señores del periódico El Tiempo, denme la oportunidad de que el país conozca mi punto de vista que  es el de todos los Colombianos de bien. No me nieguen el derecho de que esta carta sea publicada en el mismo medio para la opinión pública. No solo a los terroristas les cabe ese derecho.
Bogotá, 19 de Abril de 2011
Señor
Terrorista del M-19
Diego Arias
Ciudad
Después de leer su artículo del cual el periódico El Tiempo se ufana de publicar en su separata escrita y por Internet, precisamente hoy que es el día del M-19, realmente cae uno en cuenta o recuerda nuevamente, el porqué el país ha permanecido en ese estado agónico, sin esperanzas de una verdadera paz que nos lleve   a la reconciliación de todos los colombianos. 
Ud. Diego Arias, terrorista del M-19, se olvida de comentar y decir algunas verdades en su escrito, como que fueron los miembros del M-19, sus secuaces, quienes en una forma cobarde, asesina, a mansalva y  traicionera asaltaron el Palacio de Justicia en noviembre de 1985 ejerciendo la justicia por su propia mano, e imponiendo la pena de muerte prohibida en Colombia. Pero es que Uds. desde el asesinato de José Raquel Mercado ya la habían impuesto como una norma de su terrorista propuesta de Gobierno. 
Ud. no cuenta que fueron los miembros del movimiento terrorista M-19 quienes asesinaron en una forma desalmada y salvaje a la mayoría de los Magistrados y funcionarios de la Justicia a quienes el M-19 tomó  como rehenes el 6 de noviembre de 1985, hecho que están hoy tergiversando algunos de los descendientes  de estos magistrados inmolados o asesinados. Lo que no podemos entender es por qué sienten un odio  profundo hacia la única Institución que salvo a la Patria de naufragar en aguas peligrosas, y rescató a tantos magistrados y funcionarios.
Ud. no escribe diciendo la verdad: que el asalto se llevó a cabo por ordenes pagadas por el narcotráfico para  evitar la extradición de los capos que en ese momento querían ejercer el poder por medio de la violencia en  el país. Como tampoco escribe ni acepta que el fuego dentro del Palacio fue iniciado por los terroristas que se  encontraban al interior del edificio para quemar los expedientes, borrando pruebas contra los narcos y  simultáneamente causando terror en los rehenes para obligarlos a que exigieran al Gobierno una negociación.  Entonces de cual verdad y cual reparación habla Ud.?
Ud. como buen terrorista, utiliza la ley del embudo: pide y exige que se respete la negociación que el Gobierno hizo con los miembros del  M-19 poniendo como garantía la paz de Colombia. Ese cuento ya los  colombianos no nos lo comemos. Ud. quiere que los colombianos olvidemos que los miembros del M-19  cometieron un delito bárbaro, monstruoso, ruin, execrable, ese si de Lesa Humanidad; digno de salvajes que han convertido a los dolientes de los asesinados por Uds. en seres llenos de odio y de rencor hacia la única  Institución que obró dentro del marco de la ley: el Ejército Nacional.
Gracias a ello hábilmente han sabido voltear la responsabilidad de este acto monstruoso hacia el estamento  gubernamental manipulando las informaciones, los medios de comunicación y algunas instituciones del Ejecutivo, en el cual Uds. tienen infiltrados con el propósito de hacer recaer el peso de la ley sobre personas  inocentes a las cuales quieren hacer comparecer ante una Justicia transicional, a la cual yo la llamaría Justicia de dedo, parcializada, incorrecta, ilegal, ruin; mientras que los verdaderos culpables hoy gozan del poder  político con el cual tratan de enterrar y encubrir aún más los crímenes cometidos.
Como Colombiano y como miembro retirado de esa Institución gloriosa que el terrorismo hoy ataca  implacablemente, no acepto sus insinuaciones, partiendo del principio que los miembros del Ejército que liquidaron esta afrenta al país por parte del M-19, estaban operando dentro del marco de la ley y no tienen  porque siquiera ser comparados con Uds. terroristas asesinos, secuestradores y narcotraficantes. Uds. son los  que deberían estar en las prisiones con todo el peso de la ley y todo el rigor carcelario.
Uds. los miembros del M-19 deben comparecer ante la Justicia Colombiana para decir la verdad verdadera y  responder por ese acto terrorista de Lesa Humanidad que no puede ni debe ser amnistiado, mucho menos  perdonado o quedar impune, así gobiernos pasados hayan cometido la ligereza de negociar. Es que un delito  tan atroz como el perpetrado por Uds. no puede quedar sin castigo, y no con penas iguales a la que la Justicia  hoy en día condena a los ex miembros de movimientos al margen de la ley. Uds. son los artífices de todos los  males que hoy golpean y acechan a Colombia. 
Ud. hace énfasis y es reiterativo en que se debe obrar justamente, pero solo a favor de los terroristas. Cree  que se puede obrar con justicia e imparcialidad cuando los autores materiales e intelectuales de semejante  masacre hoy se encuentran libres y gozando del poder político, mientras que aquellos que no permitieron el  resquebrajamiento del Estado de Derecho hoy son enjuiciados y puestos en la picota pública injustamente, esto es lo que se llama: “la inversión de valores”. 
Aquellos a quienes a Ud. le duele y exige que no se llamen héroes. Aunque le duela, si lo fueron y lo son.   Porque para acabar con ese peligro inminente de Golpe de Estado fraguado por Uds. en ese búnker en que convirtieron al “Palacio de Justicia”, y en el cual tomaron posiciones, había que utilizar todos los medios del Estado que garantizaran el éxito de la misión, que no era otra que la de preservar su supervivencia. Recordemos que precisamente el M-19 no había tomado en asalto el Palacio de Justicia a punta de caucheras, ni de martinicas, ni de luces de bengala o totes. La principal prueba de lo que afirmo, es el número de once héroes muertos del Ejército y Policía que cayeron bajo las balas asesinas de los terroristas del M-19, y más de cuarenta heridos. Colombianos esto no fue un jueguito de niños de Policías y ladrones, esto fue una masacre de los terroristas del M-19.
Una última pregunta: ¿Ud. cree que con pedir perdón se puede reparar el daño hecho a Colombia entera, no  solo a los familiares de los asesinados, por ese grupúsculo de asesinos secuestradores o banda de criminales llamado M-19?.
Comentarios: G. Salgueiro